top of page
  • Foto del escritorErik Butrón

Negociación e Influencia – 4 Tips Prácticos

Actualizado: 23 nov 2022


La práctica hace al maestro y en temas como negociación, ventas, dinámicas sociales y en general cualquier tema referente al desarrollo personal, las herramientas aprendidas no se deben quedar sólo en nuestro conocimiento sino puestas en práctica o de lo contrario se quedarán invisibles y sin efectos.


Todas las personas queremos tener esa varita mágica, esa solución rápida que nos haga ser excelentes comunicadores, negociadores, vendedores o lo que sea necesario para persuadir a las personas a que hagan lo que nosotros queremos. Te tengo una muy mala noticia: eso no existe. Existe la práctica constante, la disciplina y al final del camino, que suele ser largo y difícil, se encuentra la recompensa de la influencia y el poder de la palabra. Eso no significa que no pueda darte 4 tips para que puedas empezar a entrar en este maravilloso mundo y lo mejor, para que veas resultados y cómo funcionan.


Tip 1. Ponte al nivel de la persona con la que interactúas: Esto suele ser parte del famosísimo RAPPORT. La idea parte de la premisa de que la energía de todas las personas con las que interactúas es diferente. Existen personas con la energía muy alta, que hablan rápido, se mueven todo el tiempo, parecen tener prisa, están de aquí a allá siempre. Por otro lado, existen personas que tienen la energía más baja, eso significa que van a otro tiempo, la voz es más tenue, el tono tiene más cadencia, parecen vivir en un lento y armónico vaivén. Entre esos dos tipos de personas existen muchísimos puntos medios. El tip consta en primero, igualar la energía de la persona con la que estás hablando, para después poder liderar su estado de ánimo. Si te topas con una persona que habla rápido y tiene mucha energía, haz lo mismo, si te encuentras con una persona que habla despacio, iguala su tono y ponte a su nivel. Una vez que estés en su nivel y tengas empatía con esa persona, podrás influenciar su estado de ánimo.


Tip 2. Rompe el patrón de las personas preguntando primero: Para entender este tip es mejor hacerlo con una historia. Mi amigo Eduardo estaba muy nervioso por una entrevista de trabajo, así que me pidió un consejo. Le dije que se pusiera en los zapatos del entrevistador, probablemente haga 10 entrevistas a la semana, por lo que todo le parece muy mecánico. La idea es ponerte en el mismo nivel que el entrevistador haciendo una pregunta inmediatamente después de conocerlo, al final de cuentas ¿Qué mejor que hacer sentir al entrevistador un entrevistado? No tiene que ser una pregunta relevante, puede ser cualquier cosa. En el caso específico de Eduardo le aconsejé preguntar algo parecido a esto: “Me toco súper rápido el segundo piso del periférico, yo vengo del sur y tú, ¿de dónde vienes?”, “¿Qué tal esta esta zona de tráfico en las mañanas? Nunca he venido temprano por aquí”, (En caso de que veas algo en la oficina para preguntar; un título universitario, una foto haciendo alguna actividad, un escudo de algún club deportivo, lo que sea) “Vi la foto en donde estás esquiando, yo nunca he ido y me encantaría llevar a mi esposa ¿Qué lugar dirías que es el que más te gusta para esquiar? Eduardo aplicó los consejos y logro muchísima empatía con sus actuales compañeros de trabajo.


Tip 3. Busca enemigos comunes: ¿Te acuerdas cuando vas a tomar un café con tu mejor amigo o amiga y hablas de algo que ambos odian y disfrutan odiarlo los dos? O cuando alguien te cayó o le caíste bien porque les caía mal la misma persona de la prepa, bueno, es el mismo principio. Los enemigos comunes están en todas partes, puede ser desde el tráfico, la corrupción de los policías de tránsito, la impuntualidad, el dolor de cabeza, que se acabe la pila de tu celular y no tener como cargarlo, hasta una situación en específico que esté pasando. Lo que sea es una buena idea para buscar ese punto en común y que nazca esa magia. Habla de los enemigos comunes lo suficiente para acercarte, pero no te quedes tanto tiempo que el ambiente se cargue de negatividad.


Tip 4. El mejor tema para hablar con una persona es justamente de ella misma: Esa es la verdad, nos encantamos a nosotros mismos, el ego es parte de nosotros y nos fascina que las personas nos pregunten acerca de nosotros. El tip aquí es preguntar con un interés genuino por la persona, JAMÁS preguntes por simple obligación y de forma mecánica. Pregúntate a ti mismo ¿Qué me gustaría verdaderamente acerca de esa persona? En la práctica a mí me ha funcionado mucho preguntar opiniones específicas de algo, por ejemplo; “Eres una de las personas que está más al tanto de este proyecto y me interesa muchísimo saber tu opinión por la experiencia que tienes ¿Qué opinas del último proveedor que nos visitó?


Una vez más te digo, estos tips no son magia, la magia viene cuando los practicas una y otra y otra vez.


¡A PRACTICAR!

28 visualizaciones0 comentarios

コメント


bottom of page