top of page
  • Foto del escritorErik Butrón

ANTES DE PARECER HAY QUE SER (DESDE ADENTRO)

Actualizado: 9 nov 2022



Vivimos en un mundo al vapor, de soluciones rápidas y descargas con un click, de membresías de 199 pesos por un catálogo de miles de películas, de libros que se bajan directamente a tu iPad, Kindle o lo que quieras. Vivimos en un mundo de rapidez, pero sobre todo en donde las cosas se obtienen con el esfuerzo de picar un botón, de dar click.


Partiendo de esa premisa, muchos emprendedores que empiezan, hacen preguntas que pretenden sean contestadas con la misma eficacia con la que se descarga la nueva playlist de “descubrimiento de la semana” de Spotify y no hay nada más equivocado. ­­– ¿Cómo le hago para que mi negocio funcione? ¿Qué opinas de las importaciones de China? ¿Qué hay de las criptomonedas? ¿Cómo le hago para que mi profesor me pase? ¿Cómo le hago para pagar mis deudas? ­– . Claramente existen respuestas a todas sus preguntas, pero la realidad es que la eficacia de cualquier respuesta va a ser directamente proporcional al juego interno de cada persona. ¿Qué es el juego interno? El juego interno es el conjunto de creencias que tiene cada persona acerca de si mismo y del mundo, por consecuencia esas creencias le atribuyen una mentalidad, una forma de pensar y ciertos patrones de comportamiento. Por ejemplo, las personas con un juego interno débil creen que todo les pasa a ellos y que son víctimas de la vida, mientras las personas con un juego interno sólido creen que ellos tienen el control de las cosas y por ende son dueños de su destino. Es sólo un ejemplo, pero esto se ve reflejado en todos los aspectos de la vida, por ejemplo, en el amor; quien tiene un juego interno débil cree que siempre le tocan los patanes o las interesadas y que es por mala suerte, que todas y todos son iguales, mientras quien tiene un juego interno sólido selecciona con mucho más rigor y desde un lugar de abundancia. Como puedes ver, el juego interno regula todo, porque es el origen.


Una vez explicado esto se puede entender mucho mejor la idea central de este artículo. Debemos dejar de buscar respuestas que actúen como analgésicos para el dolor y empezar a buscar respuestas que cambien las causas de raíz, para así entonces poder afectar los resultados por siempre. Es tal cual el ejemplo que doy en las conferencias; la señora que mete al horno unos brownies esperando que cuando estén listos pueda sacar del horno un cheesecake ¿te suena lógico? ¡OBVIAMENTE NO! Si metes una masa de brownies al horno, vas a sacar unos brownies horneados, no un maildito cheescake. Si quieres obtener un cheescake, mete a hornear ¡JUSTAMENTE UN CHEESCAKE!


La pregunta importante de esto es ¿cómo puedo hacer entonces para obtener los resultados que quiero? Aquí te van algunas ideas que a mi me funcionan muy bien.


1.- Alimentar a tu mente: Libros, audios, conferencias, documentales, cualquier cosa que alimente tu mente. Suena a cliché, pero es el mejor consejo. La idea de esto es expandir la consciencia, agregar nuevas ideas, elementos y conceptos a nuestra mente. En mi personal punto de vista Leer esta en número uno, pero los audios los puedes escuchar en el tráfico y no necesitas tiempo extra.


2.- Entrenar tu enfoque: La mente tiene un poder enorme que es el enfoque, tan es así que funciona en piloto automático, el es el culpable de que ante cualquier situación veamos todos los posibles riesgos. El tema de nuestro cerebro es que hay que entrenarlo para ver lo positivo en cada situación y para pasar más tiempo pensando en las soluciones que en los problemas.


3.- Elevar la calidad de tus preguntas: Es muy obvio pero muy poderoso. Es imposible obtener una respuesta de calidad ante una pregunta de muy baja calidad. Si tu pregunta es ¿Cómo le hago para obtener más dinero? La respuesta equivalente a eso es; trabajando más, vendiendo más, vendiendo más caro, etc. Pero, si tu pregunta es ¿Qué estrategia puedo seguir para aumentar mis ventas 10% mensual? Entonces si tenemos elementos para dar una respuesta mucho más sólida, tenemos un punto de partida y un lugar al que queremos llegar. Lo mismo le digo a las personas que me preguntan ¿Qué tan buen negocio es un restaurante?, siempre les contesto: La pregunta correcta no es esa, la pregunta correcta es ¿Qué tan bueno eres tú en el negocio de los restaurantes?


El camino hacia los resultados es largo, inspirador, desafiante y sobre todo transformador, así que disfrútenlo y entiendan que la única gasolina que sirve para caminarlo es el fortalecer nuestro juego interno.

4 visualizaciones0 comentarios

Коментарі


bottom of page